jueves, 18 de abril de 2013



INTRODUCCION

Como sabemos la Tercera Edad no ha sido tradicionalmente estudiada en este contexto, sin embargo no por ello deja de ser urgente y necesario este tipo de análisis. Considero esta edad como etapa del desarrollo de la vida y no como etapa de involución. Existen regularidades psicológicas a tener en cuenta en el análisis de la situación social del desarrollo de un individuo anciano. Por otra parte, debe agregarse al estudio y comprensión de esta edad el hecho de que la población anciana crece desde el punto de vista demográfico, así como también el período de la vida en que se transita por la misma. Elevar entonces los indicadores de calidad de vida del anciano no sólo material, sino de carácter subjetivo, constituye un reto  evidente en la  actualidad para las ciencias sociales.


EL ENVEJECIMIENTO

Aristizábal, (2000). Define al envejecimiento como un proceso natural de los seres que implica la disminución de la capacidad funcional del ser humano, en donde el deterioro biológico se manifiesta generalmente en enfermedades tanto biológicas como mentales. Para el adulto mayor esta realidad es un concepto negativo, niega su participación, dentro de ella, ya que al adulto mayor no le permiten vincularse de forma activa o continua sus limitaciones tanto individuales como sociales se desprenden de una capacidad proveniente de una consolidación de la identidad.

 EL LEGADO MÁS IMPORTANTE
Ser anciano no significa estar enfermo o incapacitado ya que muchas personas mayores tienen un buen estado de salud. Para empezar abordar esta etapa, me dirijo a un ángulo muy importante el que describe un cambio
Lastimosamente en nuestra sociedad se ha definido al adulto mayor  como personas enfermas quienes pierden su productividad y su  utilidad para la misma, sin valorar la sabiduría que han aportado a la sociedad de hoy. Pero lo que  hay que reconocer  es que esta sociedad, consumista está acostumbrada a absorber nuestras capacidades hasta el punto de dejarnos sin fuerzas.
En la parte física. El deterioro físico que acompaña el envejecimiento, determina que muchos  adultos mayores requieran del apoyo para la realización de actividades cotidianas,  como:   comer descansar, el aseo personal,  ir al baño.
Algunos pueden sentirse  avergonzados o irritables, por   depender de otras personas, pero es aquí donde la familia, el estado y la sociedad llega a cumplir un rol muy importante en el desarrollo de esta etapa siendo la culminación del ser humano.
Imágenes como las que muestro a continuación rondan por nuestro pueblo día a día, no son caras de felicidad, no son caras de vivir dignamente, son rostros cansados, con cargas emocionales muy fuertes, con mas penas que glorias, seres llenos de historia ojos que han visto pasar la vida sin muchos privilegios.
Están en edad de estar trabajando? de estar divagando por la ciudad esperando la limosna de aligue? ¿Es acaso justo que en estos seres colmados de historias se estén llenando sus últimas páginas con dolor, tristeza y basura?


LA VEJEZ DESDE UNA MIRADA DEL DESARROLLO


En muchas ocasiones nuestros ancianos son aislados de la sociedad, tildándolos muchas veces como un estorbo, olvidando que en el desarrollo humano ellos iniciaron desde su niñez, quemaron todas las etapas que un individuo lo hace durante el transcurso de la vida, se olvida que los ancianos crearon su propia identidad y por ende son portadores de una historia con gran experiencia y conocimientos, que de una u otra manera aportaron a nuestra sociedad pues formaron parte de ella y fueron útiles; no es justo que hoy en día estas personas que fueron protagonistas en los ámbitos en que se desarrollaron sean aislados, ignorados y lo peor del caso abandonados.

Por esta razón la familia cumple un papel muy importante en la etapa de la vejez, pues de una u otra forma es la etapa culminante del ser humano, solo queda esperar la muerte, es justo que las familias brindemos a nuestros ancianos afecto, los hagamos sentir útiles, no los aislemos, permitamos que realicen trabajos que puedan desempeñar para lograr que tengan una vejez tranquila y evitemos así las enfermedades,  la depresión y la soledad.

Concluyo afirmando la importancia que tiene el desarrollo humano en la etapa del adulto mayor, permitiendo que haya una mayor participación del adulto en la sociedad, con actividades limitadas pero que permiten que el anciano se siga sintiendo útiles y continúe cumpliendo sueños que hasta el momento no ha realizado, es importante prepararnos y concientizarnos pues todos vamos hacia halla y lo importante es saber llegar y ver  que es La etapa de la realización de nuestra vida; nos tenemos que preparar para una nueva sociedad del adulto mayor pues podemos seguir realizando actividades, ejercicios, ser escuchados, aumentar la autoestima con este objetivo se lograra una mejor calidad de vida



CONCLUSION


La  vejez  no es un problema es un acto seguido de nuestras vidas en las cuales  no se debe discriminar  ya que  todas  las personas  que llegan a esa edad  no son tan vulnerables y mucho menos dejar  que la sociedad piense que son un problema  ya que ellos  han contribuido a demostrar que la vejez  no es  solo piel arrugada  fragilidad y de poca velocidad  el desarrollo es de admirar que  algunas personas  en la vejez gozan de  buena salud y destrezas  y en algunas ocasiones son tan agiles en algunas áreas  que nosotros mismos  el descanso laboral debe ser retribuido con jubilación y remuneración mensual por el desempeño en sus  años  de juventud.



REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Definición de Envejecimiento y Adulto Mayor.
Diagnostico Preliminar Sobre Personas Mayores, Dependencia y Servicios Sociales En Colombia. Ministerio de la Protección Social. 2007

Estudiantes:

NILSA RUALES YELA
IDELMARIA CAMARGO.
LUZ MARINA SIERRA OLIVARES
ANGELA MARCELA POVEDA
DIANA ROSA DAZA







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada